Vuelve el Scania Streamline

13015-007

Scania Streamline, o cómo ahorrar con estilo hasta 8% de combustible 

Se denomina Scania Streamline a los camiones Scania de larga distancia de las series G y R optimizados para un bajo consumo y dotados de un renovado diseño de baja resistencia aerodinámica y un completo paquete de deflectores de aire.

La nueva versión de Scania Opticruise presenta diferentes modos de rendimiento opcionales. Con el fin de maximizar el ahorro de combustible, el nuevo modo Economía se ha integrado plenamente en la Anticipación Activa de Scania (Scania Active Prediction).

Gracias a los nuevos y más eficientes motores Euro 6 de segunda generación, la reducción potencial del consumo en los camiones de larga distancia se sitúa hasta 8%. El ahorro correspondiente para Euro 3/4/5 es hasta 5%.

Se han diseñado nuevos servicios para asistir a conductores y operadores tanto en su labor diaria como en la interacción con el taller. Además, ahora los talleres Scania pueden acceder a la descarga remota de los datos de diagnóstico para incrementar el tiempo útil y reducir la duración de las visitas al taller.

Henrik Henriksson, vicepresidente ejecutivo y responsable de ventas y marketing de Scania afirma lo siguiente:

“Scania ha invertido grandes dosis de inventiva y know-how en el perfeccionamiento de la gama de camiones con vistas a Euro 6 y nos sentimos muy satisfechos del resultado obtenido. Constatamos con orgullo que nuestros motores Euro 6 gastan en la operación menos carburante que sus predecesores Euro 5. Y los motores Euro 6 más recientes son aún mejores”.

“El tradicional énfasis de Scania sobre la economía de combustible está dando sus frutos. Nuestros clientes pueden sentirse seguros de que estamos poniendo todo de nuestra parte para garantizar su competitividad en el sector del transporte”.

Lars Stenqvist, vicepresidente ejecutivo de definición de vehículos resume los ahorros potenciales:

“Los motores Euro 6 de 13 litros de segunda generación de Scania son entre un 2 y un 3% más económicos que los de primera generación. Scania Opticruise y la Anticipación Activa de Scania contribuyen en un 2-3% cada una. Además, hemos mejorado la aerodinámica y reducido la resistencia de nuestras cajas de cambios. Aunque en realidad no se pueden sumar estas cifras sin más, estimamos que el potencial de ahorro para un cliente europeo de camiones de larga distancia puede alcanzar el 8%. Para la clientela en mercados sin acceso a datos topográficos el potencial se sitúa cerca del 5%”.

LA TRADICIÓN DE SCANIA STREAMLINE

12496-004

Tradición aerodinámica

Con ocasión de su centenario, Scania lanzó en 1991 una gama de productos que crearon tendencia en los años siguientes. El más impactante de todos ellos fue Scania Streamline, un camión Scania Serie 3 remodelado que prestaba una máxima atención al flujo de aire y a la aerodinámica en la cabina R.

El factor de resistencia aerodinámica se redujo en un 12-15% y el consumo de combustible en un 4-5%. El Scania Streamline pasó a ser un vehículo de referencia, convirtiéndose rápidamente en objeto de culto entre los amantes de los camiones de toda Europa. Este estado especial se refleja también en la gran cantidad de camio­nes Scania R113 y R143 Streamline de hasta 20 años de antigüedad y aspecto más que saludable que todavía surcan a diario las carreteras de Europa.

Concebido originariamente para optimizar la economía de combustible en los transportes de larga distancia (es decir, en las tractoras con cabinas dormitorio de la serie R), estas limitaciones en las especificaciones fueron relajándose progresiva­mente con la adaptación del tratamiento frontal Streamline a prácticamente cualquier tipo de operación con cualquier cabina de serie R disponible en ese momento: corta, dormitorio o Topline. El Scania Streamline Serie 3 siguió en producción hasta la introducción en 1995 del Scania Serie 4, que aportaba una aerodinámica optimizada.

Una nota de nostalgia. El lanzamiento de Scania Streamline en 1991 inició una tendencia hacia camiones pesados más aerodinámicos. El lanzamiento “centenario” de Scania incorporaba además varias innovaciones técnicas importantes. Se introdujo toda una línea de motores Euro 1 antes de la entrada en vigor de esta normativa. El turbocompound se estrenó con el motor de 11 litros y 400 CV. El V8 de 14,2 litros se presentó en una versión de 500 CV. Se lanzó una nueva generación de cajas de cambios (de 8, 9, 12 y 14 velocidades con y sin marchas ultralentas). Estas cajas de cambios prepararon el terreno a otras dos innovaciones de Scania que en los años posteriores se convertirían en elementos de referencia. El Scania Retarder entró en escena en 1993, dotado de un sistema de frenos integrado con control automático de velocidad en descenso a través del pedal de freno o la palanca del salpicadero. El cambio automatizado experimentó un gran avance con Scania Opticruise, que fue lanzado junto con Scania Serie 4 en 1994.

Categorías y etiquetas

Categorías: Camiones, Servicios

Compartir y guardar esta noticia



Comentarios